Síganos   YouTube  Foursquare  Tripadvisor  Twitter  Instagram  Google +

Idea y Dirección

Antes de encontrar el lugar físico, Mariposita era una idea. Surgió hace once años atrás cuando me pregunté cómo quería que siguiera mi carrera como bailarina y como maestra de tango. Pensé que era fundamental tener un lugar donde desarrollar todas las ideas, conceptos y, fundamentalmente, el espíritu. El lugar fue buscado desde esto último. Por eso, cuando uno entra a Mariposita siente algo, y es porque no fue elegido por el edificio o la oportunidad. Primero existió un espíritu, un concepto, que encontró un lugar, y allí, se desarrolló. Todo fue pensado y soñado con anticipación: los colores, el estilo del piso, la luminosidad del espacio para aprender, la conexión con un espacio verde, para que el tango este asociado con lo positivo de encontrarse con otro a bailar, con la música y la expresión.

Si estoy transmitiendo un arte tiene que haber arte en todo; arte en las paredes y en el piso, también, en la manera de servir el café y en lo que se pueda respirar. El espacio de Mariposita ya tenía un espíritu: el de apertura y de expansión. Siempre quise darle al tango el lugar que se merece, el lugar físico y cultural que le corresponde. Una disciplina completa y compleja. Nunca quise reducirlo porque no es reducible. El tango mismo te dice soy expansivo, soy universal. Entonces, si el tango como hecho cultural es expansivo en sí mismo, y sigue a lo largo de la historia, se merece un lugar a su altura y también una formación a su altura.

 

Desde ese lugar elaboré y sigo elaborando un sistema y un método de enseñanza que acerque al alumno a la complejidad e inmensidad del tango.

En Mariposita buscamos que cada uno descubra que quiere expresar, acompañamos el proceso de aprendizaje, ofrecemos diferentes clases para que cada alumno encuentre su derrotero. Nos importan las personas y que puedan a través del tango encontrar lo que desean.

El tango es un baile de improvisación, cada vez que bailamos construimos una obra de arte de a dos. Cada vez que aparece la creación hay que celebrarla, para mí el tango es una celebración y busco que mis alumnos lo descubran y puedan celebrarlo en Mariposita.

Carolina Bonaventura